Qué hacemos

Marina d'Or 2018. Sexto día

Vie, 08/06/2018

Hoy viernes 8 de junio de 2018 llega la hora de partir de vuelta a Talavera. Nos levantamos como viene siendo habitual a las 8.00-8.30 para vestirnos y bajar a desayunar. Ya con las maletas preparadas solo nos queda despedirnos de las mascotas de Marina d’Or. Hoy concretamente nos han visitado la tortuga Dorita y la sirena Simarina D’Or, nos ha hecho mucha ilusión hacernos fotos con Dorita, una tortuga muy simpática que se ha pasado en varias ocasiones por nuestra mesa.

Tras terminar de desayunar y reponer fuerzas nos hemos dirigido a nuestras habitaciones para terminar de recoger todo y bajar las maletas. Poco a poco hemos ido apareciendo en el Hall, hemos entregado las llaves en recepción y recogido los picnics. Pero muy a nuestro pesar hemos vuelto a tener una sorpresa, los dos picnics que no tenían que tener gluten ni lactosa venían mal, por tanto nuevamente nos ha tocado reclamar y solicitar la presencia del encargado del comedor. Tras hablar con él se disculpa y soluciona el error. Una vez recogido los picnics y metidas las maletas en el autobús partimos pasadas las 11.00 de la mañana.

A los pocos minutos de emprender la vuelta a casa el cansancio se nota y muchos de los alumnos se acomodan en los asientos y caen rendidos (podéis ver algunas fotos), tras varias horas de viaje realizamos una primera parada para estirar las piernas y para ir al servicio. Seguimos a los pocos minutos de nuevo hasta que llega la hora de comer sobre las 14.30 horas, volvemos a elegir el mismo sitio que el año pasado la cafetería restaurante del Área 175. Nos sentamos en el exterior en una zona donde podemos colocarnos todos. Comprobamos con resignación que en nuestro picnic faltan servilletas y cuchillos para pelar la fruta. Tras terminar de comer e ir al servicio seguimos nuestro camino. Unos dormiditos, otros viendo la película, otros charlando,… y así cuando nos queremos dar cuenta estamos ya llegando a Toledo. A partir de este momento nuestros chicos empiezan a cantar y a vitorear a compañeros y profes y no paran hasta llegar a Talavera.

En Maqueda hacemos la penúltima parada para dejar a Mario y al entrar en Talavera los nervios empiezan a aflorar en algunos conscientes que en breve van a ver a sus seres queridos. Al llegar a la parada del colegio nos encontramos a los familiares esperando nuestra llegada y es en ese momento cuando afloran las lágrimas de unos, las sonrisas de otros, y al bajar del autobús los besos y abrazos.

Un año más hemos disfrutado de unos días inolvidables llenos de anécdotas y emociones. El equipo del Bios se despide con la sensación del trabajo bien hecho y deseando que el próximo curso nuestros alumnos tengan la posibilidad de disfrutar de esta experiencia tan enriquecedora.

Fdo.: Equipo del Bios