Qué hacemos

Marina d'Or 2018. Quinto día

Vie, 08/06/2018

Hoy jueves 7 de Junio hemos llegado a nuestro quinto día de estancia en la playa de Marina d'or. El despertar no ha estado mal, pues a las 8:30, al abrir el ventanal de la habitación, el sol adornaba el cielo y creo que nos ha dado alegría a todos porque podríamos disfrutar de nuestro último día de playa, además prometía ser una jornada con muchas cosas que hacer, es nuestro último día completo en la playa y hay que hacer maletas, comprar regalos, muuuchas cosas en perspectiva .

Bueno, es necesario ponerse en marcha y lo mejor es empezar con un buen desayuno y al comedor hemos ido todo el equipo Bios con un apetito estupendo, lo llevamos demostrando en los 4 días anteriores, pues comemos la mar de bien y seguramente volveremos con un par de kilitos de más. Esta mañana nos ha venido a visitar Pulpita, que debe hacer horas extras, pues es la mascota que más ha venido a vernos, ¡nos quiere muchísimo!! y los chicos y chicas entusiasmados, Irene se encarga de decirle a Pulpita todo lo que la queremos y lo guapísima que es, creo que Pulpita se va a sentir un poco triste cuando ya no nos vea aparecer, un beso para ti Pulpita por lo bien que nos lo has hecho pasar.

Tras el desayuno fuimos realizando la rutina de los días de playa , que es subir a la habitación ponernos el bañador, lavarnos los dientes, preparar toalla y demás neceseres para la playa y a la zona de las piscinas a darnos la cremita solar tan importante para nuestra piel, además es muy divertido para todos untarnos mutuamente de cremita, es ya todo un ritual.

Y caminito de la playa muy contentos, hoy no llueve y hace sol, algo empañado de vez en cuando por alguna nube, pero tenemos muchas ganas de disfrutar del mar y de la arena y hoy estamos dispuestos a pasarlo divinamente. Una vez allí hemos disfrutado mucho de la playa, nos hemos bañado, bueno todos, todos no, pero casi todos. También Emilio, Mario y Valentín, han pescado unos cangrejillos haciendo las delicias de los chicos, aunque a algunos les da repelús sentir al cangrejo en sus manos y salen huyendo del bichejo cada vez que Valentín o Mario se lo acercan.

Después se nos ha ocurrido la feliz idea de enterrar a los voluntarios, que han sido Paula y Mario, todo ha resultado muy divertido. Y después de la playa, de vuelta al hotel a quitarnos la arena y a darnos un chapuzón en la piscina y a comer, que nos lo hemos ganado, en esta ocasión una nueva sorpresa para añadir a las otras que hemos tenido en días anteriores, cuando nos dirigimos a nuestro sitio habitual en el comedor, nos hemos encontrado con que una de las mesas estaba ocupada, se les olvidó poner el cartelito de Bios y al final hemos comido en mesas separadas, una anécdota más para contar, pero no creáis que eso nos ha quitado el apetito, hemos comido igual de bien.

Y nos llega una tarde llena de actividades, tenemos por delante maletas por hacer, unos masajitos, que por cortesía de Marina d'or ciudad de vacaciones nos han ofrecido muy generosamente a los profes y han sido esta tarde las distintas citas para hacerlos.También esta tarde algunos han ido a piscina y otros querían hacer las últimas compritas para llevar un regalito a sus familiares y amigo más queridos. Total que el ritmo de la tarde ha sido vertiginoso, pero al final todos han hecho lo que se habían propuesto al comenzar el día.

Y llegamos a la noche, como siempre, arregladitos, duchaditos, perfumaditos y todos los itos posibles, nos hemos preparado para cenar. Hoy la cena ha tenido un toque diferente, a Emilio se le ha ocurrido que nos sentáramos los profes en una mesa y los chicos en otra, y la idea ha resultado genial, por un lado los alumnos se han sentido libres de la vigilancia de los mayores y los profesores hemos estado algo más relajados que otros días al no tener que estar encima de los chavales. Y después de marcha al espectáculo, baile y demás diversiones nocturnas que nos ofrece el hotel, por cierto el espectáculo de hoy ha sido un musical muy espectacular con bailes y luces de colores que han encantado a pequeños y mayores. Los chicos estaban especialmente dispuestos a divertirse, era la última noche playera y la sensibilidad estaba a flor de piel y con una gran alegría han bailado sin parar, les han dejado subir al escenario y allí han dejado fluir su ritmo, Irene y Paula nos han demostrado que se mueven muy bien y aunque al final no hemos podido hacer una fiesta del pijama, creo que la noche ha sido redonda hemos tenido diversión y emoción, la cama ha sido nuestra meta final a recuperar fuerzas para mañana volver a casa. Felices sueños.

Fdo.: Equipo Bios