Qué hacemos

Acampada fin de curso 2018

Jue, 14/06/2018

El pasado 14 de junio de 2018 realizamos nuestra acampada de fin de curso. Era la octava vez que se realizaba esta actividad de convivencia. En total hubo 56 participantes: 28 alumnos, 3 antiguos alumnos, 7 profesores (dos de ellas con sus 2 hijos), 1 alumnos de prácticas del TAFAD, 1 monitor de comedor, 1 ATE, 1 fisioterapeuta con sus tres hijos, cuatro madres y 3 hermanas de alumnos. Es con diferencia el año que más participación hemos tenido.

La jornada empezó a las 4 de la tarde. Como viene siendo habitual, todos los participantes en la acampada nos juntamos en el gimnasio para concretar las actividades a realizar. Después de casi una hora, ya teníamos claro el programa.

  • Compras para la merienda
  • Partido de baloncesto amistoso con el CB Talavera.
  • Piscina.
  • Duchas y aseo.
  • Merienda.
  • Taller de maquillaje.
  • Taller de juegos colaborativos.
  • Cena fuera del centro.
  • Paseo nocturno.
  • Gymkana con linternas.
  • Escondite por el centro con linternas
  • Tentempié.
  • Fiesta del pijama
  • Karaoke.
  • A la cama quien tenga sueño.
  • Duchas y aseo por la mañana.
  • Desayuno en la churrería San Isidro.
  • Vuelta al trabajo en el cole

A diferencia de otras ediciones hemos dividido a todos los participantes en tres grupos en lugar de en dos. La casusa principal es el gran número de participantes inscritos este año. Estos tres grupos han rotado por las actividades previstas: Partido de baloncesto, piscina, compras, taller de juegos colaborativos y taller de maquillaje.

A continuación vamos a describir toda la jornada:

En primer lugar y tras decidir el programa de esta octava acampada, vamos a comprar lo necesario para la merienda.

Seguimos con nuestro tradicional partido amistoso de baloncesto con los chicos del CB Talavera. De los alumnos participantes mencionar que solo hubo una chica que se animó a jugar, Pilar, hermana de un alumno de EBO 2 (Manuel). El resto de alumnos o van a comprar o a la piscina, según al grupo que se les ha asignado. Al final del partido y tras finalizar el último cuarto, el Club de Baloncesto del Talavera obsequió a nuestros alumnos con unas camisetas. Terminamos haciéndonos una foto de grupo y con un saludo grupal.

Aproximadamente sobre las 6.30 nos dirigimos al comedor para merendar. Este año había bocatas de salchichón, chorizo o tortilla de patata. Cada uno eligió según sus gustos. Además pudimos beber agua o algún tipo de refresco.

Siguiendo con las actividades previstas tocaba el momento de seguir con las rotaciones. Unos se dirigen a la piscina, otros al taller de maquillaje y el resto al taller de juegos colaborativos.

Para terminar volvemos a rotar para que todos pasen por todos los talleres. Tras ducharse el grupo que ha estado en la piscina nos preparamos para ir a cenar. 

Este año decidimos cenar fuera del cole y optamos por ir al Diverxa de Francisco Aguirre. Llegamos dando un paseíto estupendo y allí nos juntamos más de 50 comensales. Decir que el servicio fue más rápido de lo esperado y tras decidir cada uno lo que íbamos a comer, disfrutamos en la terraza exterior de una cena en familia. Cada uno pidió lo que quiso, unos pidieron hamburguesa, otros pizza, otros sándwich y todo ello acompañado de la respectiva bebida.

Tras terminar de cenar nos dirigimos nuevamente andando hasta el centro. Aunque teníamos intención de tomarnos unos helados de postre en el Buguer no hubo suerte porque estaba cerrado.

Mientras Emilio e Iván preparaban la Gymkana nocturna, el resto del grupo aprovecho para jugar un bingo en el salón de actos. El encargado de cantar los números fue José Luis y los ganadores fueron María que fue la primera en cantar línea y Nedia que consiguió el Bingo.

Había llegado la hora de empezar nuestra Gymkana nocturna. Lo primero era elegir capitanes. Este año las elegidas fueron las mamas de Carlota y Elena. Tocaba explicar las normas del juego, elegir los componentes de los respectivos equipos y decidir los nombres de cada equipo. Cuando estuvo todo listo, se apagaron todas las luces del colegio y “linterna en mano” o “frontal en la frente”, fuimos desentrañando los planos del colegio y encontrando los objetos que había en cada espacio. Gana el equipo que consigue encontrar los 20 objetos en el menor tiempo posible. El equipo Rojo terminó el primero y estuvieron esperando en el Gimnasio hasta que finalizó el otro equipo. Y entonces contamos los objetos de la bolsa de cada equipo para comprobar si estaban todos, que es realmente el objetivo del juego, encontrar todos los objetos. Ambos equipos localizaron sus 20 objetos, pero fue el equipo de la mama de Elena el ganador, al hacerlo en menor tiempo. Este año los fantasmas del BIOS nos sorprendieron varias veces a lo largo de la Gymkana. Tenían unas ganas locas de vernos y no pudieron esperar a que nos durmiéramos para sorprendernos. Como dato importante decir que este año la Gymkana empezó pasadas las 3 de la madrugada.

Después del esfuerzo, nos fuimos al comedor a tomar un refrigerio bocatas, aperitivos y refrescos o agua. Una vez repuestos, continuamos jugando al escondite por el colegio; como siempre, sólo nos podemos esconder en la planta baja (exceptuando la Piscina). Jugamos un par de veces.

Ya a esta hora eran las tantas de la mañana, pero estábamos empeñados en no dormir y muchos lo conseguimos (como todo lo que nos proponemos).

Siguiendo con el programa era la hora de la fiesta del pijama. Tras cambiarnos de ropa y cada uno con su pijama nos dirigimos al aula de estimulación multisensorial donde con ayuda del ordenador y el proyector pudimos elegir distinta música para bailar. Decir que aquí las chicas ganaron por goleada en lo que respecta al baile, solo Alberto pudo seguir su ritmo. Pasadas las 6 de la mañana casi todos los participantes estábamos despiertos, nadie quería irse a acostar. De los pocos que se acostaron tuvieron la visita de algún duende o fantasma que en esta ocasión le dio por pintarles la cara. Entre los afortunados estuvieron Alex, Rocío y juan David entre otros.

Sobre las 8 de la mañana nos duchamos y aseamos para salir a desayunar a la churrería “San Isidro”, donde se portaron nuevamente fenomenal con nosotros al ofrecernos un desayuno de lujo con chocolate, churros y tostadas con aceite y tomate a un precio insuperable. Prometemos volver nuevamente el próximo año.

Después de desayunar, nos dirigimos al centro dando un paseo y nos incorporamos a la dinámica del día. Aunque con cara de sueño y cansados por  no haber dormido o haber dormido muy pocas horas, una vez más la valoración de esta acampada ha sido, como en años anteriores, muy positiva.

Como comprobareis en las fotos, que subiremos en breve, algunos pagaron el esfuerzo de no dormir en toda la noche y después del recreo "cayeron".

Fdo.: Emilio Sancho.